..

por momentos paraba el viento y en
los rincones tranquilos nos abrazaba el sol
y nos decía que estaba bien
que estábamos bien y el sol
el sol y entonces 
estábamos adentro y en realidad
el calor era porque nos amábamos y 
nos moríamos de amor que el sol nos quemaba
y esas cosas de siempre y decidimos que 
ya no, entonces el viento volvía
y sigue volviendo sigue matándome de frío en este
cuarto sin abrigo.

..