..

y cuando tenía insomnio
se sentaba
decía despacito mi nombre
como en secreto
(el nombre que ella me había puesto)

yo me despertaba
prendía un cigarrillo
y preparaba té 
de vainilla
que siempre había en su casa
ese pedazo de cartón 
diminuto 
tan nag champa
que era su casa.

lo tomábamos de a sorbitos
quemándonos los labios
hasta que me quedaba dormida
y ella me miraba
dormir
roncar qué vergüenza
ella se reía
y me lo contaba
al día siguiente
con ojeras.

..